jueves, 1 de diciembre de 2011

Te rodea el amor

Te rodea el amor:
en la distancia vuelve tu sonata,
no hay siempre sin jamás
ni nunca sin ahora
y al fin el verbo gana la jugada.

Motivo de mi vida,
endeble signo de nave que naufraga,
tu aliento está presente
en hábito y en rama;
beldad acariciando mariposas.

Capitán, trovador.
Historia de ángel gris acostumbrado
a furias sin el ruido
que Faulkner reclamara:
son tus versos vapor, fuego y escarcha.

Al lado de tu cuerpo,
la marea violenta ha sido calma.
No hagamos aspavientos
en noches recortadas
con cuchilla censora en la estocada.

No hay comentarios: