viernes, 4 de febrero de 2011

Cuento breve

Lujuria, Gula, Pereza, Ira, Soberbia, Envidia y Avaricia



( LA PERFECTA CAPITALISTA )







Si intentan hacerme trabajar o estudiar algo me encolerizo y grito como el mejor, me pongo violeta e insulto hasta calmarme, porque adoro el ocio aún si no es creativo, y deseo vivir en paz.



Todo lo mío es mío -especialmente el dinero- y lo de los demás también es mío aunque para ello tenga que violar varias leyes y normas morales trogloditas y retrógradas. Si alguien se atreviera a pedirme cualquier cosa o quitarme unas monedas lo mandaría a la lista de mis enemigos, con reclusión perpetua, sin más derecho que vivir a pan y agua.



Amo el sexo ilimitado, la vida promiscua, sin tabúes y sin profilaxis, que eso es para miedosos y cobardes.



Mis placeres son beber hasta que se me nuble la vista y pierder el control y comer y drogarme con todo lo que se me antoje, porque no tengo previsto vivir un milenio.



Si alguien tiene más cualidades o fortuna que yo no se lo merece. Tendré que desapoderarlo y desterrarlo.



En fin, ya ven soy PERFECTA y no sé lo que son los pecados capitales, será porque vivo en los barrios suburbiales de provincia.





Lu.

LA PERFECTA CAPITALISTA.







Eso sí, lo que no soporto es la gente con poco sentido del humor y que no entienda las ironías de una bruja felina a quien llaman Córdoba porque es LA DOCTA.