viernes, 11 de enero de 2008

PSICOANALISTAS Y ACTUADORES

"Antes morir que pecar".
San Luis Gonzaga.

PSICOANALISTAS Y ACTUADORES.


Dios no puso nombre a las cosas.
No, no y no. Fueron los psicoanalistas.

Hay que temer a los psicoanlistas, porque si ellos dicen que eres un actuador estás sonado y si dicen que eres un espectador estás más sonado todavía.

Hay que temer a esos seres blandos y blancos, generalmente más blandos que blancos, que te cobran para decirte que estás equivocado, que tienes un trauma, que hay que tener miedo.

El miedo vende bien. Es causa de enfermedades. Si temes buscas alivio. Si quieres el alivio de tu terapeuta pagas.

Si te enamoras de sus palabras hermosas, y como Baudrillard sabes que han ejercido seducción por el ofico, dirán que has caído en transferencia (si no les gustas para tener una experiencia sexual curativa), o si eres por caso, mujer y tu trasnochado psicólogo es homosexual o misógino.

Si te escapas de sus garras habrá "resistencia al tratamiento". Si no consigues empleo y tus cosas andan mal y dices que lo abandonas porque la consulta te sale un ojo de la cara, no eres lo suficientemente apto para la supervivencia. Apto significa canalla. Tendrás que conseguir un empleo extra, o caer en algún delito que te permita solventar el goce de tener a alguien que por fin te escuche, ya que el maldito televisor se niega a hacerlo luego de darte los "buenos días" en el noticiero y no para de hablar.

Terapia es confesión.
Enfermedad, pecado, muerte civil.

En el lenguaje psiconalista se habla de sujetos “actuadores”. Son éstos, individuos que pasan a la acción antes de procesar la información y casi repentinamente.

Sin embargo, prefiero pecar y ser una actuadora a una modesta actriz. Los actuadores obramos por emoción, por pasión, por filosofía. Sostenemos nuestro propio libreto y salimos a las tablas. No repetimos a los autores de moda ni a esos clásicos soporíferos que hay que adorar, como se adora a un niño que tuvo la desgracia de no vivir su burguesita vida, para escribir las novelas de búsqueda del tiempo perdido, que tanto tiempo nos hicieron perder.


Lu.


Se notifica a padres y educadores que en este texto se ha utilizado el siguiente vulgarismo, propio de Argentina, Bolivia y Uruguay:
Sonar: Morir o padecer una enfermedad mortal.
Aleje a los niños de esta pantalla. Próximamente se instalarán gabinetes psicológicos en todo los hospitales y las escuelas del país, y en todos los turnos, a fin de evitar que estos estropicios del lenguaje, que comete la improvisada autora de pseudo Literatura en blogs, no circulen por las calles para bien y salvación de la humanidad entera

2 comentarios:

Premio consuelo para Lucía Folino dijo...

Escrito por: Lucía Angélica FOLINO el 21 Jun 2008 - URL Permanente


PSICOANALISTAS Y ACTUADORES
"Antes morir que pecar".
San Luis Gonzaga.

PSICOANALISTAS Y ACTUADORES.

Dios no puso nombre a las cosas.
No, no y no. Fueron los psicoanalistas.

Hay que temer a los psicoanlistas, porque si ellos dicen que eres un actuador estás sonado y si dicen que eres un espectador estás más sonado todavía.

Hay que temer a esos seres blandos y blancos, generalmente más blandos que blancos, que te cobran para decirte que estás equivocado, que tienes un trauma, que hay que tener miedo.

El miedo vende bien. Es causa de enfermedades. Si temes buscas alivio. Si quieres el alivio de tu terapeuta, pagas.

Si te enamoras de sus palabras hermosas, y como Baudrillard sabes que han ejercido seducción por el ofico, dirán que has caído en "transferencia" (si no le gustas para tener una experiencia sexual curativa contigo), o si eres por caso, mujer y tu trasnochado psicólogo es homosexual o misógino.

Si te escapas de sus garras habrá "resistencia al tratamiento". Si no consigues empleo y tus cosas andan mal y dices que lo abandonas porque la consulta te sale un ojo de la cara, no eres lo suficientemente apto para la supervivencia. Apto significa canalla. Tendrás que conseguir un empleo extra, o caer en algún delito que te permita solventar el goce de tener a alguien que por fin te escuche, ya que el maldito televisor se niega a hacerlo luego de darte los "buenos días" en el noticiero y no para de hablar.

Terapia es confesión.
Enfermedad, pecado, muerte civil.

En el lenguaje psiconalista se habla de sujetos “actuadores”. Son éstos, individuos que pasan a la acción antes de procesar la información y casi repentinamente.

Sin embargo, prefiero pecar y ser una actuadora a una modesta actriz de teatro. Los actuadores obramos por emoción, por pasión, por filosofía. Sostenemos nuestro propio libreto y salimos a las tablas. No repetimos a los autores de moda ni a esos clásicos soporíferos que hay que adorar, como se adora a un niño que tuvo la desgracia de no vivir su burguesita vida, para escribir las novelas de búsqueda del tiempo perdido, que, paradójicamente, tanto tiempo nos hicieron perder.

Lu.

Se notifica a padres y educadores que en este texto se ha utilizado el siguiente vulgarismo, propio de Argentina, Bolivia y Uruguay:

Sonar: Morir o padecer una enfermedad mortal.
Aleje a los niños de esta pantalla. Próximamente se instalarán gabinetes psicológicos en todo los hospitales, almacenes y escuelas del país, y en todos los turnos, a fin de evitar que estos estropicios del lenguaje, que comete la improvisada autora de pseudo Literatura en blogs, no circulen por las calles para bien y salvación de la humanidad entera

Premio consuelo para Lucía Folino dijo...

Peleas provocadas ante la prensa.


Para que la prensa boba hable de él.


Eso le permite ganar adeptos políticos, que olvidarán todo lo que pasó dentro de seis meses pero recordarán el nombre con vagas nostalgias del pasado.

Wilde decía: que hablen de ti, mal o bien, pero que hablen.

Hoy lo llamamos estrategias del marketing.